Estigma de salud mental en comunidades latinas

Daniela Hernandez

No es ningún secreto que más jóvenes sufren de trastornos mentales y gracias a eso se ha vuelto una conversación más abierta y aceptada. Pero la mayoría de la comunidad latina sigue creyendo muchos ideas erróneas cuando se trata de la salud mental.

Para muchas familias latinas, el tema de la salud mental es considerado tabú. Muchos que sufren de enfermedades mentales prefieren no buscar ayuda por el riesgo de que otros los etiqueten como “locos.” A causa de la falta de información muchos creen que los trastornos mentales son algo que se puede superar fácilmente y que uno solamente necesita ser feliz y agradecido por lo que tiene.

Otro factor en la connotación negativa que tiene la salud mental es por la barrera del idioma o situación económica. Muchos a causa de su estatus de ciudadanía temen ir a buscar ayuda. A causa de los pocos que reciben ayuda, no hay muchos recursos que son ofrecidos en comunidades predominantemente latinas.

El estigma que sigue a las enfermedades mentales, evita que los jóvenes vayan en busca de ayuda. La falta de información deja a muchos creyendo que la terapia es solo para “locos” o que hay muchos con peores problemas. Muchos no reconocen los síntomas o no saben dónde pueden buscar ayuda a causa de la falta de recursos.  Al reconocer los sintomas, NAMI, National Alliance on Mental Illness, pide que recuerdes:

  • Son un trastorno biológico
  • Cualquier persona puede presentar un problema de salud mental
  • No es culpa tuya ni de tu familia
  • Buscar tratamiento te puede ayudar a vivir una vida plena y es una manera de fortalecerte a ti y a tu familia

Muchos padres latinos no creen en los trastornos mentales incluso después de bastante evidencia científica. El dicho “la ropa sucia se lava en la casa” muestra la mentalidad que muchos tienen cuando se trata de sus problemas. Muchas familias latinas no acostumbran hablar de sus emociones y lo tratan como un tema que se debe de evitar. Al no tratar sus síntomas su condición puede empeorar y será más difícil de ignorarlo.

Trastornos mentales no son algo por los que debemos sentir vergüenza de tener y es mejor aceptarlos para poder buscar ayuda. Nosotros somos los que tenemos que quitar este estigma al empezar hablar más de nuestras emociones y pensamientos. También es importante educar a personas que todavía tienen estas ideas anticuadas de pensar.